La evolución de los Pesos Completos

 

 

Es realmente interesante, cómo la división de peso completo ha evolucionado respecto al peso y la altura durante la era moderna del boxeo.

El larguirucho pecoso Bob Fitzsimmons que medía cinco pies y once pulgadas de alto, con un alcance de poco más de setenta pulgadas, ganó el título pesado en 1896, con un peso de alrededor de ciento setenta libras. Un temible golpeador en el cuerpo, Bob era delgado incluso para su época, a menudo superado por veinte libras o más; sin embargo, lo compensó con su poder de golpeo pulverizador, el cual perfeccionó a través de su otro oficio como herrero. Bob había sido anteriormente el campeón de peso mediano y posteriormente logró convertirse en campeón de peso pesado y luego adelgazó para convertirse en el rey de los semi pesados.

Cuando Noah Brusso, más conocido como Tommy Burns perdió la corona completa contra el gran Jack Johnson en 1908 que solo pesaba solo ciento sesenta y ocho libras. Había una diferencia de treinta y seis libras. Tommy solo medía cinco pies y siete pulgadas de alto, pero tenía un alcance relativamente largo de setenta y cuatro pulgadas.

Nos movemos rápidamente hasta la víspera de los rugientes años veinte cuando Jack Dempsey, quien medía seis pies y una pulgada con un peso de ciento setenta y siete libras, alcance de setenta y siete pulgadas, ganó el título derrotando al boxeador de seis pies y seis pulgadas de altura Jess Willard, que pesaba alrededor de doscientas cuarenta y cinco libras y que fue bendecido con un alcance de ochenta y tres pulgadas.

Jack “Doc” Kearns, manager de Dempsey, le comentó que apostaría todo su dinero a que ganará por KO en un round, y así fue como sucedió pues Jack derribó al desventurado Jess siete veces en esa fatídica apertura de tres minutos.

Jack abandonó el ring, convencido de que había ganado el premio más prestigioso del deporte allí mismo, solo para volver corriendo, porque el valiente Jess de algún modo se había levantado y se había ido tambaleando a su rincón. La carnicería duró otras dos rondas tórridas, hasta que la esquina de Jess lo convenció de que se retirara. Para entonces, sus pómulos estaban fracturados, junto con cuatro costillas y tenía varios dientes rotos, ¡algunos de los cuales se habían quedado en los guantes de Jack!

En aquel entonces, un boxeador que había derribado a su oponente no tenía que ir a una esquina neutral, sino que se mantenía al lado del boxeador en la lona. No recordar el cambio en las reglas en una fecha posterior, probablemente le costó a Jack la oportunidad de ganar el título contra Gene Tunney, en el ahora famoso incidente de “Cuenta Larga”.

En los duros años de la Gran Depresión en los años treinta, después del colapso de Wall Street, había varios hombres muy grandes en el cuadrilátero. Entre ellos Primo Carnera, “El Alfil Ambulante”, que medía casi dos metros y tenía un alcance de ochenta y cinco pulgadas, pesaba unas doscientas setenta libras. Y Buddy Bear, que medía seis pies y siete pulgadas con un alcance de ochenta y cuatro pulgadas, y bastante más delgado a doscientos con cuarenta libras.

El tamaño tampoco los ayudó cuando enfrentaron a un boxeador de seis pies y dos pulgadas, doscientas libras de peso, con un alcance de setenta y seis pulgadas, su nombre era Joe Louis.

¡El reinado magnífico de Joe duró casi trece años, alcanzó un récord de veinticinco defensas, el más largo de todos los campeones de peso pesado hasta la fecha! Algunas de las defensas llamadas “Vagabundo del mes” fue en contra de pugilistas de calidad, que no obstante fueron despachados uno tras otro.

El famoso entrenador Morris “Whitey” Bimstein estaba a menudo en la esquina del boxeador rival, tanto, que Joe, sin expresión alguna, finalmente bromeaba: “¡Oh, no … tú no otra vez!”

El adversario más cruel de Joe fue el IRS, que lo derrotaba brutalmente con la recaudación de sus bolsas, manteniendo solo un dólar para sí mismo. Joe tuvo que pelear más allá de su mejor momento. Fue una verdadera desgracia que se enfrentara a un joven, hambriento y aporreado Rocky Marciano durante su ocaso.

Con solo un metro ochenta y cinco centímetros de estatura, ciento ochenta y dos libras Rocky, la máquina de demolición, lloró en el vestuario, después de casi atomizar su ídolo de la infancia. Un Joe filosófico lo consoló con palabras tan tristes: “Creo que todo sucede por una razón”.

Seguimos avanzando, Charles “Sonny” Liston medía un metro ochenta de estatura y pesaba apenas doscientas libras. Sin embargo, tenía una izquierda poderosa, quizá una de las más imponentes en toda la historia de la división de peso pesado, seguido por un gancho de izquierda que caía como mazo, su alcance fue de unos ochenta y cuatro pulgadas extraordinarias.

George Foreman que es sólo cuatro pulgadas más, considerando su mejor peso de doscientas veinte libras, antes de su segunda fase de carrera increíble, me comentó alguna vez que durante las sesiones de entrenamiento cuando él era un joven, Sonny parecía tener siete pies de altura y podía despejar tu cabeza con solo un golpe atronador. Para el audaz e increíblemente valiente adolescente, recién salido del triunfo olímpico en México, ¡era como enfrentarse a un pelotón de fusilamiento! ¡Gracias a Dios Dick Saddler estaba cerca!

El genio “The Greatest”, Muhammad Ali, quien medía seis pies y tres pulgadas, con un alcance de setenta y ocho pulgadas, pesa apenas doscientas libras; sin embargo, desencadenaba jabs un veinticinco por ciento más rápido que los de Sugar Ray Robinson , respaldado por combinaciones, dos veces eclipsó a Sonny, que probablemente tenía casi el doble de su edad.

Larry Holmes, que también tuvo un maravilloso golpe izquierdo y un imponente reinado durante 1978-83, con 19 defensas. Larry mide seis pies y tres pulgadas y tiene un alcance de ochenta y una pulgadas, él era un poco más pesado que Muhammad Ali.

La edad y Mike Tyson se encontraron con Larry. ¡Relativamente pequeño con cinco pies y diez pulgadas y con un alcance de solo setenta y un pulgadas pero doscientas veinte libras de músculo de hierro y un increíble poder de bala de cañón!

Pero de aquí en adelante, vemos un aumento de altura significativo y radical en la división de peso pesado.

Riddick Bowe; un boxeador de seis pies y cinco pulgadas de altura, doscientas cuarenta libras, con un alcance de ochenta y una pulgadas. Lennox Lewis tiene la misma altura pero tiene tres pulgadas más de alcance y pesa cinco libras más. Vitali Klitschko mide seis pies y siete pulgadas de alto, tiene un alcance de setenta y nueve pulgadas, pero algo más delgado, alrededor de doscientas treinta libras. Y hoy, Deontay Wilder, quien mide seis pies y siete pulgadas de altura con un alcance de ochenta y tres pulgadas, maravillosamente acondicionado con solo doscientas catorce libras.

Sus futuros contendientes bien podrían ser Anthony Joshua, que mide seis pies y seis pulgadas de altura con un alcance de ochenta y dos pulgadas y con un peso de alrededor de doscientas cincuenta y cuatro libras.

Retrocediendo algunos años, estos boxeadores son más pequeños que Nicolai Valuev, que mide siete pies de alto, pesaba trescientos veintiocho libras y que tenía una envergadura de ochenta y cinco pulgadas.

Volviendo al presente, Tyson Fury mide seis pies y nueve pulgadas de altura, pesa doscientas cincuenta y cuatro libras en el borde de su ultimo combate, y posee un alcance de ochenta y cinco pulgadas.

¡Estos muchachos son gigantes! Su tamaño y volumen se están convirtiendo en la norma y la regla para gobernar la división de los pesados en lugar de la excepción.

La vieja máxima del boxeo es que un buen tipo grande normalmente derrota a un buen boxeador pequeño. La disparidad de tamaño con otros pesos pesados hoy en día es tan gigantesca, plantea la pregunta de que quizá podríamos estar en la antesala de la creación de otra división entre el peso crucero ¿y ellos?

 

👤James Blears, Prensa WBC

Comentarios

comentarios

Categorias
Noticiasslider
Un Comentario
  • Trevon
    13 May 2018 at 4:51 am
    Responde

    We colv’due done with that insight early on.

  • Responde

    *

    *

    WordPress spam blocked by CleanTalk.

    RELATED BY